La peligrosa práctica de los polizones.

Debido al alto riesgo de ahogamiento en el tronco del timón, no todos los casos tienen un final positivo. Uno de los requisitos funcionales del Código Internacional para la Protección de Buques e Instalaciones Portuarias (PBIP) es impedir el acceso no autorizado a los buques, incluyendo a los polizones. El Código exige que se lleve a cabo una evaluación de la seguridad del buque en la que se consideren todas las posibles amenazas de acceso no autorizado. Su estrategia fundamental es garantizar que ningún personal no autorizado pueda acceder al buque y que todos los que hayan sido autorizados a subir a bordo consten un registro .

El código, igualmente, señala la importancia de asegurar que haya un vigilante de guardia en cualquier punto de acceso que deba permanecer abierto mientras el buque está en el puerto. Además, el vigilante debe estar familiarizado con los procedimientos cuando suben a bordo visitantes, reparadores, estibadores y otro personal autorizado. El control del acceso físico y las patrullas aleatorias, con especial atención a las personas ubicadas en zonas inusuales, deben complementar las vigilancias de acceso.

Cabe mencionar que un diseño de popa con un tronco de timón abierto, puede encontrarse en muchos buques y deben considerarse las siguientes medidas de precaución cuando dichos buques se dirigen a puertos con un alto riesgo de polizones:

-Cubrir las aberturas del compartimento del timón con rejillas o barras de acero para evitar que los polizones accedan a la zona.

-Instalar una escotilla de inspección en la sala del aparato de gobierno que permita inspeccionar la cajuela del timón antes de los zarpes.

-Cuando esté en condiciones de lastre, se debe realizar una inspección del timón, por ejemplo, utilizando el bote de rescate antes del zarpe.

Responsabilidad de los armadores.

Los armadores tienen la responsabilidad general de proporcionar una protección de seguridad adecuada a tripulaciones, pasajeros y carga. En el Convenio sobre la facilitación del tráfico marítimo internacional (Convenio FAL) se incluyen disposiciones que abordan específicamente las demoras en el tráfico marítimo causadas por los polizones, y en junio de 2018 la OMI aprobó las Normativas revisadas sobre la prevención del acceso de polizones y la asignación de responsabilidades para procurar la resolución satisfactoria a estos casos, bajo un enfoque preventivo de estos incidentes de polizones está ahora totalmente alineado con el enfoque de seguridad del Código PBIP.

Podemos concluir que impedir que los polizones suban a bordo es una parte importante del cumplimiento de las obligaciones del buque en virtud del Convenio FAL y el Código PBIP, y los procedimientos y medidas pertinentes para hacerlo, incluidos el control de acceso y los registros, deben estar claramente establecidos en el plan de seguridad oficial del buque. Se debe considerar que el hecho de tener polizones a bordo puede considerarse como prueba de una infracción de las disposiciones de seguridad del buque y las autoridades portuarias pueden considerarlo como “motivos claros” de que el buque no cumple con el Código PBIP.

Union de Trabajadores del Transporte.